reflexiones

Universidades, democracia y responsabilidad social.

En las universidades públicas españolas existe un proceso electoral cada cuatro años para la elección del equipo rectoral, así como también mecanismos internos para fomentar la participación de la comunidad universitaria en diferentes comisiones en cada facultad y a nivel de rectorado, con lo cual se podría decir que es una institución democrática. La realidad demuestra que la participación electoral, sobre todo por parte de estudiantes, es mínima.

Existe normalmente un sistema de cuotas por el cual catedráticos y profesorado tienen mayor prevalencia en la elección del equipo rectoral, siendo la de personal administrativo y de servicios menor, e incluso menor la de estudiantes. Si bien este sistema tiene su lógica, cualquier persona que ha estudiado en una universidad pública española será conocedorá de cifras de participación estudiantil bajo mínimos, o aun más grave, ignorará que hubiera podido votar.

Ello nos lleva a reflexionar si las universidades no están implicadas en la promoción de los valores democráticos, y pudieran transmitir a estudiantes que no pasa nada si no votan y en caso de hacerlo su importancia será testimonial y no afectará el proceso de elección de los órganos de gobierno. Es ciertamente inquietante y debería reflexionarse desde la óptica que Bandura expuso en su teoría de aprendizaje vicario, como institución académica debería investigarse el efecto que pueda producir esta falta de hábito y despreocupación hacia la participación democrática en quienes se integran a la sociedad con cualificación para ocupar los más altos puestos de responsabilidad. Por otra parte, desde una óptica empresarial, la Universidad si cumpliría su objetivo de gestionar la cualificación de personas, y no cabría adentrarse en atender la promoción de valores democráticos.

Esta reflexión debería contemplarse en la elaboración de memorias de responsabilidad social en las universidades, puesto que si se adopta un modelo empresarial para elaborar la memoria, probablemente no se contemplen indicadores sobre la función de la Universidad en el desarrollo personal de la propia sociedad.

Algunas lecturas recomendables:

Apple, M. 1980: The other side of the Hidden Curriculum: correspondence theories and the labor process. Journal of Education, 162. 47-66

Bandura, A. (1966). Role of vicarious learning in personality development. Proceedings of the XVIIIth International Congress of Psychology: Social factors in the development of personality. Moscow, USSR.

Bandura, A., & Walters, R. H. (1963). Social learning and personality development. New York: Holt, Rinehart & Winston.

Torres, J. 2003: El curriculum oculto. Madrid, Morata (Ed. orig. 1995)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.